(Con información de EFE e imagen de MEXSPORT)

La Liga Nacional de Fútbol Femenino de Estados Unidos confirmó este viernes que los órganos judiciales de la FIFA ya abrieron una investigación sobre el escándalo sexual en el que se ha visto involucrado un entrenador y que generó la suspensión de los partidos programados para este fin de semana.

Las afirmaciones de dos exjugadoras de coerción sexual contra Paul Riley llevaron este jueves al despido de su cargo de entrenador del equipo de North Carolina Courage.

Aunque se trata de un asunto relacionado con una asociación miembro de la FIFA, -normalmente la FIFA no interviene en los problemas internos en cada una de las federaciones- la National Women’s Soccer League (NWSL, en inglés) considera que su intervención será de gran valor a la hora de esclarecer todo lo sucedido.

Tanto la Federación de Fútbol de Estados Unidos como la NWSL serán las encargadas de aportar toda la documentación que la FIFA les solicite de cada una de las partes implicadas en el escándalo.

U.S. Soccer suspendió la licencia de entrenador de Riley luego de un informe periodístico dado a conocer el jueves por la página de internet de “The Athletic” en el que las exjugadoras de la NWSL Sinead Farrelly y Mana Shim relataron presuntos abusos por parte de Riley, nacido en Inglaterra.

El presunto acoso a Farrelly comenzó en 2011 cuando era jugadora del Philadelphia Independence de la ahora desaparecida Liga Femenina de Fútbol Profesional.