(Con información de EFE e imagen de MEXSPORT)

El expresidente del Barcelona Josep Maria Bartomeu y su junta directiva cifran en 225 millones de euros el impacto de la COVID-19 en las cuentas del club azulgrana durante la temporada 2020-2021.

Así lo precisan en un comunicado remitido a la Agencia EFE en el que cuestionan algunos de los criterios económicos utilizados por la ‘due diligence’ que la semana pasada presentó el actual director general de club, Ferran Reverter, quien calificó de “nefasta e improvisada” la gestión de la junta anterior.

Según Bartomeu y su equipo, para determinar cuál ha sido la verdadera incidencia de la pandemia en las arcas del club hay que seguir las directrices del Real Decreto 1162/2020, de 22 de diciembre, por el que se establecen condiciones especiales de aplicación del régimen de compensación de avales sobre sociedades anónimas deportivas, para hacer frente al impacto de la COVID-19.

Y que establece que “a efectos del cálculo de la cuantía de los avales no se considerarán resultados económicos negativos, en los ejercicios afectados por la COVID-19, las variaciones negativas del patrimonio neto contable de los clubes profesionales directamente vinculadas al impacto económico de la COVID-19”.

Siguiendo estas directrices, la junta saliente entiende, por tanto, que “la formula más objetiva” para calcular este descenso de los ingresos en la temporada 2020-21 es compararlos con los obtenidos en la última temporada más próxima en el tiempo en que no hubo COVID, es decir la 2018-19.

De una temporada a otra, los ingresos del Camp Nou cayeron en 187 millones; los comerciales, 57 millones; los de medios de comunicación, 16 millones; y los obtenidos por el traspaso de jugadores, 70 millones. Es decir, que el Barça dejó de ingresar 330 millones por esos conceptos.