15.5 C
Mexico City
viernes, agosto 12, 2022
- Publicidad -

El incómodo Zverev, penúltimo obstáculo de Nadal en París

El español Rafael Nadal es ahora el máximo favorito para ganar Roland Garros, pero al español le queda rematar la faena que dejó bien encarrilada tras derrotar en cuartos al serbio Novak Djokovic y que ahora pasa por vencer en semifinales al alemán Alexander Zverev, uno de sus rivales más incómodos.

El día que cumplirá sus 36 años, el genio de Manacor deberá dar un nuevo paso para la conquista de su decimocuarto torneo en París y del vigésimo segundo Grand Slam, que aparece más despejada que al inicio del torneo tras haber tumbado en la noche del pasado martes al número 1 del mundo y defensor del título.

Ese partido, de una intensidad poco habitual en el circuito, el capítulo 59 de la rivalidad más grande de la historia, ha dejado una sensación de que el torneo no puede ir más allá, pero el propio Nadal recordó que todavía faltan dos escalones para lograr el título.

Zverev, tercera raqueta del mundo, emerge ahora en el horizonte, mientras la otra semifinal la disputarán el croata Marin Cilic y el noruego Casper Ruud, muy lejos, a priori, del nivel del español.

Por eso, la atención se centra el en partido contra el germano, uno de los rivales más incómodos que ha afrontado el español, por la potencia de su servicio y la fortaleza de su revés, armas con las que enterró en cuartos al español Carlos Alcaraz, otro de los candidatos al título, en cuatro sets.

El alemán, de 25 años, jugará las segundas semifinales consecutivas en Roland Garros con el objetivo de alcanzar la final de un Grand Slam por segunda vez en su carrera, tras la del Abierto de Estados Unidos de 2020 cuando perdió contra el austríaco Dominic Thiem.

Parte como favorito el español, que desde su llegada a París no ha dejado muestras de los problemas físicos que le lastraron en el pasado torneo de Roma, aunque tanto él como su clan guardan un sepulcral secreto sobre su estado real.

Esa duda, que el tenista se encarga de minimizar en cada comparecencia de prensa, es la única que enturbia su futuro, por lo demás halagüeño.

Como asegura su entrenador, Carlos Moyà, “ha ido tomando el ritmo y afinando” su tenis y, como demostró en el duelo contra Djokovic, “cuando es exigido responde”.

“EXIGENCIA DEL RIVAL”

Ese duelo es el que ha acabado por dar el tono al español, según su preparador, que considera que “para llegar al cien por cien se necesita la exigencia del rival”, el último toque a una preparación que no traía, porque las lesiones le habían impedido ganar rodaje.

Nadal es ya, de nuevo, el gran referente en la tierra batida de París y ahora todo apunta a su decimocuarta corona, otro milagro para un jugador que hace menos de un mes apenas podía plantar su pie izquierdo en el suelo.

Pero el olor de la arcilla francesa tiene un efecto increíble en el español, que suma a su habitual dominio en el torneo una comunión con el público que cobró su máxima expresión en el duelo contra Nole.

Eso hace que su nueva resurrección, una más en la historia del español, sorprenda menos, por el escenario, que la que tuvo a principios de temporada cuando sumó en Australia su vigésimo primer Grand Slam.

El ganador se medirá a un inédito finalista en París, el que salga del duelo entre Cilic y Ruud.

El croata, 20 del mundo, las ha jugado en todos los grandes menos en Roland Garros y levantó el título en Estados Unidos en 2014, pero a sus 33 años parece estar viviendo una nueva juventud, que ha cobrado en este torneo una gran dimensión.

Ganador del torneo júnior en 2005, llegó a París tras un bache de juego que puso fin a un gran inicio de temporada, en el que triunfó en los torneos de Adelaida y octavos en el Abierto de Australia.

Pero su victoria contra el ruso Daniil Medvedev, segunda raqueta del mundo, volvió a poner en el mapa uno de los mejores saques del circuito, que ahora busca convertirse en el primer croata en la final de Roland Garros.

Ruud, ocho del ránking, ha tenido premio a su constancia, sobre todo sobre tierra batida y en una temporada en la que es el quinto tenista que más partidos ha ganado, solo superado por Nadal, Alcaraz, Tsitsipas y Zverev.

A sus 33 años, encadena nueve partidos sin derrota. La última fue en semifinales de Roma contra Djokovic. Asesorado a distancia por Toni Nadal, ha ganado a Cilic en los dos duelos en los que se han medido, uno sobre tierra batida en Roma en 2020.

Con información de EFE e imagen de MEXSPORT

- Publicidad -

No te Pierdas:

- Publicidad -

Noticias de nuestra network