Senado de la República
Cámara de Senadores
Foto: Grupo Acir

Este martes 2 de julio entró en vigor el Código de Conducta de la Cámara de Diputados, que establece de manera clara y sencilla la forma en la que los servidores públicos de la institución deberán aplicar los principios, valores y reglas de integridad contenidos en el Código Ético, que fue dado a conocer en la Gaceta Parlamentaria, el pasado 21 de mayo.

Es así que los funcionarios deberán ejercer su trabajo de forma honesta, evitando en todo momento solicitar, exigir, recibir o pedir de manera indebida bienes, dinero, favores, donativos o regalos, para sí o para terceros.

No conceder privilegios o preferencias a ninguna persona física o moral que indebidamente intente obtener algún beneficio para sí o para un tercero; o pretender que el sentido de uno o más votos se emitan para que un dictamen, ley o decreto sea o no aprobado por el Pleno, en una o más comisiones, comités, o por cualquier instancia que tome decisiones o emita resoluciones.

Garantizar el acceso a los empleos, cargos o comisiones disponibles con base en la experiencia, idoneidad y grado de estudios de los candidatos, en cumplimiento, en su caso, de las reglas y criterios establecidos para el personal del Servicio Civil de Carrera; cerciorarse que las personas a contratar no se encuentran inhabilitadas para desempeñar empleos, cargos o comisiones en el servicio público.

Deberán evitar expresar comentarios misóginos, de homofobia o racistas per se, o a través de los medios electrónicos, así como abstenerse de enviar comunicados, imágenes o textos que puedan contener algún tipo de ofensa, ya sea vía electrónica o exhibiéndolos en sus lugares de trabajo.

Las disposiciones también se aplicarán a los proveedores de bienes y prestadores de servicios con los que la Cámara de Diputados tenga alguna relación contractual.

Comentarios: