(Con información de EFE e imagen de MEXSPORT)

Los jugadores de la selección brasileña decidieron disputar la Copa América, que comienza el domingo en Brasil luego de que Argentina y Colombia desistieran del torneo, pese a su insatisfacción con el traslado de sede a un país en que la pandemia de la covid-19 sigue fuera de control.

La decisión de los jugadores de la Canarinha fue anticipada este lunes por diferentes portales deportivos de Brasil, que no citan fuentes y según los cuales los jugadores divulgarán un manifiesto el martes tras el partido con Paraguay en Asunción por las eliminatorias mundialistas.

En dicho manifiesto, según los medios, los brasileños dejarán clara su insatisfacción con el traslado de sede de la Copa América a un país en que los índices de contagios de covid-19 siguen fuera de control y con la forma como fueron comunicados -como una imposición- de que disputarían el torneo en el país.

De acuerdo con los portales deportivos, pese a que los brasileños defendían un boicot a la Copa América, la decisión de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) de suspender temporalmente de su cargo al presidente de la entidad, Rogerio Caboclo, por una acusación de asedio sexual, al parecer calmó la tensión existente.

Versiones de prensa indican que la suspensión de Caboclo mejoró el ambiente en el seno de la Canarinha, ya que el dirigente amenazaba con destituir al técnico de la selección brasileña, Adenor Leonardo Bacchi ‘Tite’, por respaldar la posición de los futbolistas.