(Con información de EFE e imagen de MEXSPORT)

El presidente ruso, Vladímir Putin, se opuso este viernes categóricamente a la retirada del límite de futbolistas extranjeros en los clubes de este país, cuya selección fue apeada en la primera fase de la pasada Eurocopa.

“Magnífico. ¿Acaso no saben que desde 1988 la selección rusa no disputa los Juegos Olímpicos? Si solo juegan los extranjeros, (la selección) estará otros 20 años sin jugar”, dijo durante la reunión del consejo de educación física y deporte.

Desde el fiasco de la Eurocopa, en este país se ha abierto un debate sobre la necesidad de retirar ese límite, ya que algunos lo consideran el motivo del bajo nivel de los futbolistas rusos.

El presidente de la Unión de Fútbol de Rusia (UFR), Alexandr Diúkov, se mostró a favor de esa medida, que también fue apoyada por los clubes de la división de honor.

El jefe de la liga rusa, Serguéi Priadkin, anunció la creación de un grupo de trabajo para estudiar ese asunto con la UFR y el Ministerio de Deportes.

En la liga rusa rige la fórmula 8+17, ocho futbolistas extranjeros y diecisiete rusos. Los clubes pueden inscribir en sus plantillas a ocho ‘legionarios’ e incluirlos a todos al mismo tiempo en el once titular.

Antes, la fórmula era 6+5. Los equipos podían inscribir al número de jugadores extranjeros que quisieran, pero un máximo de seis en el once titular.

En su momento, el jefe del Kremlin, que raramente pisa un estadio de fútbol, ya criticó al Zenit San Petersburgo por gastar demasiado dinero en el fichaje de estrellas extranjeras.

En los últimos años los clubes rusos han tenido una pobre actuación en las competiciones europeas, sea el Zenit, el CSKA, el Spartak, el Lokomotiv o el Krasnodar.

Putin también se mostró contrario a suavizar ese límite en otros deportes, en particular en el baloncesto, que no se clasificó para los Juegos.