El entrenador del Celta de Vigo, Eduardo “Chacho” Coudet, insistió este sábado, en la víspera de abrir el curso liguero ante el Atlético de Madrid, en que su equipo necesita la llegada de nuevos refuerzos porque ahora mismo están “muy justos”.

“Es algo que ya hemos hablado con el presidente y era un objetivo que nos planteamos desde el inicio. Ha sido un mercado muy duro, muy difícil para todos. Todos están tratando de armarse de la mejor manera y para todos el arranque no va a ser el ideal. En la cabeza tenemos que, como mínimo, necesitamos un central y un delantero”, comentó.

Adelantó que no ha citado al internacional turco Okay Yokuslu para este partido porque se está “definiendo” su salida del club, y sobre la llegada de un nueve dijo que buscan más “un jugador del perfil de Santi que de Iago Aspas”.

“Tomaremos el tiempo hasta que cierre el mercado y después acabaremos con esta incertidumbre. No sabría decirte qué va a pasar, quince días en un mercado es un montón”, dijo sobre el futuro de Okay Yokuslu.

Lamentó que durante una buena parte de la pretemporada sólo haya podido trabajar “con doce jugadores”, pero se mostró convencido de que mañana serán un equipo “competitivo” ante el vigente campeón.

“Que no suene a excusa, pero hicimos muchos días de la pretemporada con doce jugadores y es bastante dificultoso. Si las seis semanas las hubiéramos podido hacer con toda la plantilla sería más provechoso, pero es lo que les pasa a todos, estamos en una pandemia. Hubo bastante trabajo y pocos futbolistas”, explicó Coudet.

El preparador del Celta también lamentó no poder sentarse en el banquillo por una sanción del curso pasado que consideró “justa” pero “excesiva”, por eso hubiera preferido “una sanción económica”.