El mexicano Sergio Pérez (Red Bull), que saldrá sexto en el Gran Premio de Azerbaiyán, el sexto del Mundial de Fórmula Uno, manifestó en el circuito urbano de Baku después de la calificación que lo que “cuenta” es lo que pase este domingo y que “el objetivo tiene que ser el podio”

“Ha sido una gran pena, porque hemos demostrado durante todo el fin de semana que tenemos un muy buen ritmo, pero no logramos dar la vuelta buena cuando realmente era necesaria”, explicó ‘Checo’, nacido hace 31 años en Guadalajara (Jalisco), que logró en Azerbaiyán dos de los diez podios que cuenta en la categoría reina del motor.

“Había mucho más que ofrecer y obviamente esperábamos más, pero es lo que hay. En mi primer intento en la Q3 (la tercera ronda de la calificación), bloqueé entrando en la curva 4 y luego estuve buscando ganar tiempo durante el resto de la vuelta”, explicó el bravo piloto tapatío.

“En mi segunda intento, hice una gran vuelta y luego salió la bandera roja para Yuki (Tsunoda, japonés de Alpha Tauri) y (el español) Carlos (Sainz, de Ferrari) y ahí se acabó todo”, comentó ‘Checo’, que viene de acabar cuarto en Mónaco y ocupa la quinta plaza en el Mundial, con 44 putos.

“No recuerdo haber visto tantas banderas rojas en una sesión, pero el domingo es lo que cuenta y en esta pista puede pasar cualquier cosa”, dijo.

“Creo que hay muchos aspectos positivos que se pueden tomar hasta ahora de lo que va del fin de semana; el ritmo ha estado ahí en cada sesión y hemos tenido una buena progresión, así que podemos estar satisfechos con eso”, opinó el mexicano de Red Bull, que acabó séptimo la calificación, pero ganó un puesto tras la sanción al inglés Lando Norris (McLaren).

“El domingo es una carrera larga y hay mucho por lo que jugar, así que tenemos que bajar la cabeza y asegurarnos de cumplir con nuestro papel. Creo que tenemos un coche muy fuerte, por lo que el objetivo tiene que ser el podio”, manifestó ‘Checo’ Pérez tras la calificación para el Gran Premio de Azerbaiyán.