(Con información de Notimex e imagen de Mexsport)

Con una losa pesada de dos juegos en su contra, Venados de Mazatlán regresa a casa con la ilusión de emparejar la serie ante Tomateros de Culiacán para evitar una tragedia y llevar al límite la gran final de la Liga Mexicana del Pacífico.

Los porteños no pudieron contener a la ofensiva guinda durante los dos primeros cotejos en la capital sinaloense, por lo que ahora retornan a Mazatlán  para revertir la situación y evitar una probable barrida ante su gente.

A pesar de estar contra la pared, la novena de Juan José Pacho no desconoce esta situación, luego de que en la semifinal inició con derrota en los primeros dos encuentros ante Yaquis de Ciudad Obregón, pero logró reponerse en siete duelos para llegar hasta esta instancia.

En tanto que los culichis procurarán finiquitar la serie y coronarse en el Estadio Teodoro Mariscal, con la finalidad de conseguir su segundo cetro en tres años y ganar su viaje a la Serie del Caribe 2020, a disputarse en San Juan, Puerto Rico.

Los guindas van al puerto con el envión anímico de que su ofensiva y el bullpen sacaron a flote los primeros dos capítulos en casa; aunque ahora esperan repetir la dosis para conseguir su gallardete número 12 en la LMP.

Para este tercer juego, los porteños tratarán de meterse a la serie y contener a Tomateros, para ello, pondrán todas sus esperanzas en su segundo as, el zurdo Juan Pablo Oramas, quien ha sido uno de los refuerzos más productivos en esta postemporada.

Al tiempo que Benjamín Gil le dará la bola al zurdo Anthony Vásquez, con la misión de que los pueda encaminar a una victoria de lograr el tan ansiado título de la Liga del Pacífico.

NTX