Marcelo Flores firma un hat-trick en la goleada de Tigres sobre el Necaxa

Tigres vino desde atrás en una noche en la que auténticamente estalló el Volcán para vencer y firmar una goleada 5-2 a un Necaxa que perdió el partido, la oportunidad de meterse en zona de liguilla directa y posiciones en zona de play-in debido a la diferencia de goles.

El partido tuvo un lento comienzo, pero de a poco vio al equipo de casa ganar confianza y hacerse con la posesión del balón, aunque no se les vio mejora en su lucha por hallar el arco necaxista.

Por su parte, el Necaxa aguantaba firme y aprovechaba las posesiones que tenía buscando finalizar sus jugadas con un disparo o un centro.

De manera sorpresiva, fue el conjunto hidrocálido el que pegó primero. Braian Samudio recibió un balón en el área y desde el costado derecho de la misma, sin mucho ángulo de disparo, soltó un zapatazo que superó el lance del arquero felino y colgó el balón en el ángulo de la portería para adelantar a los Rayos.

Desafortunadamente para los necaxistas, que con un triunfo ponían medio pie en la liguilla directa, su equipo no pudo sostener el triunfo y se desmoronó en la segunda mitad.

Apenas quince minutos necesitó Tigres para empatarlo, remontarlo y consumar la goleada.

Al minuto 50′, André-Pierre Gignac apareció dentro del área para rematar de volea y anotar un golazo de campanita que puso el empate en el marcador.

Apenas cuatro minutos después, un pase retrasado se encontró con Ozziel Herrera, quien no lo dudó y remató de primera intención; a pesar de no entrarle con mucha potencia y de sacar un disparo raso, fue un golazo desde fuera del área que le dio la ventaja a Tigres.

Lo que siguió después fueron diez minutos de antología en la carrera de Marcelo Flores.

En el minuto 59, apareció solo en el área para rematar un soberbio pase retrasado de Ozziel Herrera desde la línea final. Repitió la dosis al 62, entrando solo por el costado izquierdo para sencillamente empujar el balón y anotar el 4-1. Y para sellar su hat-trick, recibió el balón al borde del área, se perfiló y pegó un gran disparo que fue al palo y adentro, para así sentenciar la goleada al Necaxa.

Poco y nada pudo hacer el Necaxa ante la trágica noche que firmaba en el Estadio Universitario.

Alejandro Andrade se hizo notar en el partido y al 72′ anotó un gol con el que decoraba un poco el marcador, pero que definitivamente no amenazaba el dominio de Tigres en el encuentro.

Con este triunfo, Tigres se afianza en la quinta posición del campeonato, con 28 puntos, y aún podría conseguir un pase directo a la liguilla, aunque para ello necesita un triunfo la siguiente jornada y depende de lo que hagan Cruz Azul y Rayados.

Por su parte, tras los resultados de este sábado, Necaxa se ubica en el octavo puesto, y aunque aún podría obtener un pase directo, tiene un panorama más complicada, pues depende de los resultados de Cruz Azul, Rayados, Tigres, Pachuca y Chivas; además de estar obligado a vencer a Monterrey en la última jornada.

Por Jaime Gómez Torres e imagen de Jaime Gómez Torres/ACIR Deportes