(Con información de EFE e imagen de MEXSPORT)

La due diligence (auditoría) encargada por la nueva cúpula del FC Barcelona a Deloitte revela descontrol e improvisación en la gestión del día a día del club y de la política de fichajes en la etapa de Josep Maria Bartomeu, cuya gestión disparó la masa salarial un 61 % en tres años y dejó una deuda de 1.350 millones hasta marzo, incluyendo los compromisos futuros.

La auditoría pone de manifiesto graves deficiencias de gestión por parte de la anterior Junta Directiva, en cuyo mandato se incrementó, en tres años, un 61 % la masa salarial (pasando de 471 a 759 millones de euros), un 56 % los gastos de gestión y un 600 % los costes financieros.

Sin citar nombres de futbolistas, ha dicho que la anterior Junta firmó a un jugador un salario de 9 millones en su primera temporada, que luego saltaba hasta los 19 millones en la segunda y a los 28 millones en la tercera.

Falta de inversiones en instalaciones deportivas, de controles internos en el club o bien infravaloración del coste de proyectos como el Espai Barça, estimado inicialmente en unos 600 millones de euros y que podría acabar costando más del doble, son otras de las denuncias de la herencia recibida por el actual equipo directivo a partir de los datos de la auditoría.

En cuanto a la deuda financiera del club, se incrementó en 514 millones en tres años, al pasar de los 159 millones adeudados en junio de 2018 a los 673 acumulados en marzo de 2021.

La deuda total de la entidad, incluyendo otros compromisos y pasivos diversos, alcanza los 1.350 millones de euros, tal como ya avanzó el presidente Joan Laporta hace unos meses.

La auditoría analiza la gestión del club durante las temporadas 2018-19, 2019-20 y los nueves meses de la 2020-21 hasta el 31 de marzo, cuando tomó posesión la nueva Junta Directiva de Laporta.