Foto: Paulyn – stock.adobe.com

Se localizó una cueva en las ruinas mayas de Chichén Itzá.

Arqueólogos mexicanos encontraron alrededor de 200 recipientes de cerámica casi intactos.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia, informó que las vasijas parecen remontarse a alrededor del año 1,000 d.C.

Se dio a conocer que la cueva fue “descubierta” hace más de 50 años después de que residentes mayas avisaron a los expertos de su existencia.

“La cueva de Balamkú (la cueva del dios jaguar) se ubica a 2.7 kilómetros al este de la Pirámide de El Castillo o Templo de Kukulcán y fue descubierto por primera vez en 1966 por ejidatarios de la comunidad de San Felipe; sin embargo, fue tapiado y hasta ahora se ha vuelto a explorar.”

Un arqueólogo ordenó que fuera sellada, tal vez para protegerla, y sólo emitió un breve informe que al parecer quedó olvidado en los archivos gubernamentales.

A la fecha se han ubicado siete ofrendas con incensarios y vasijas que conservan restos carbonizados, alimentos, semillas, jade, concha y huesos que los antiguos mayas ofrendaban a sus dioses. Es decir contiene información invaluable relacionada con la formación y caía de la antigua Ciudad de los Brujos del Agua, y acerca de quienes fueron los fundadores de este sitio.