Un delfín franciscano murió en una playa de la localidad de San Bernardo, en la provincia argentina de Buenos Aires, después de que un grupo de turistas lo sacara del agua para tomarse fotos.

Este suceso es parecido al que ocurrió en febrero del pasado año y según explicó el director de Servicios Públicos de la Municipalidad de San Bernardo, José Torchetti, recibieron una llamada de Defensa Civil para alertarles de la presencia de un delfín varado en la orilla, aunque cuando llegaron al lugar no encontraron al ejemplar.

No obstante, en un video filmado por una veraneante que fue difundido hoy por las televisiones locales, se puede apreciar a varios turistas que acarician al animal, todavía con vida, y se toman fotos junto a él hasta que fallece.