Al final, la mujer logró liberarse de las fauces del pequeño escualo, además de recibir cuatro puntadas de sutura y una multa de más de 6 mil dólares.

Los seres humanos debemos entender que la naturaleza es muy importante, además de la necesidad de respetar su hábitat natural. En muchas ocasiones hemos visto casos donde animales mueren gracias que algunas personas quieren tomarse fotos.

En el archipiélago Fernando de Noronha, Brasil, una turista fue mordida por una cría de tiburón cuando intentaba tomarse una selfie. Dicho lugar es considerado como un santuario de animales con toda su naturaleza protegida y estrictamente vigilada.