El principal peligro de la hemofilia, enfermedad poco frecuente, hereditaria y que evita la coagulación de la sangre, radica en la potencialidad de sangrados internos no controlados, lo cual puede ocurrir de manera espontánea o a causa de alguna lesión. Si la enfermedad se presenta en forma severa el paciente puede tener 50 o más sangrados en el año, pero ya existen tratamientos novedosos

“Porque están surgiendo tratamientos novedosos que evitan la infusión del factor por vía endovenosa y se están trasladando a medicación vía subcutánea y con una frecuencia semana o bisemanal. En el IMSS actualmente estamos corriendo un proyecto de investigación con estos tratamientos que seguramente estarán a la venta el año próximo, el tratamiento consiste en aplicarse una dosis muy pequeña, 3 mililitros en forma subcutánea, como hacen los pacientes con diabetes, con la insulina”

Jaime García jefe de la Clínica de Hemofilia del Centro Médico Nacional “La Raza”, explicó que la mayoría de los casos son hereditarios y 30 por ciento espontáneos.

En articulaciones y músculos también pueden presentarse sangrados, que de no ser atendidos de manera oportuna, pueden ocasionar incapacidad locomotora al paciente y terminar en silla de ruedas.

Reiteró que está probando en una docena de pacientes mexicanos un nuevo fármaco desarrollado por un laboratorio suizo, el cual se espera esté en el mercado internacional en diciembre próximo, el cual con una aplicación a la semana puede disminuir 60 por ciento o más los sangrados .