Un torbellino sorprendió a turistas que se congregaron en inmediaciones de la legendaria ciudad maya de Chichén Itzá, Patrimonio de la Humanidad declarada por la UNESCO desde 1988 y Maravilla del Mundo desde 2007, con motivo del equinoccio de primavera, para presenciar el fenómeno arqueoastronómico en la pirámide popularmente conocida como El Castillo.

Ante la mirada de los visitantes, el vórtice se formó justo en la base de una de las escalinatas y avanzó a un costado de la estructura con su ancha columna de polvo arrastrado por el viento y ofreció un espectáculo que fue captado en video y fotografías por varios visitantes; incluso se escuchó a alguien mencionar que Kukulkán estaba enojado.

En las imágenes se observa cuando el fenómeno — que duró apenas unos segundos —desaparece de forma ascendente causando de la misma manera sorpresa en los visitantes de esta capital maya, donde durante los equinoccios de primavera y otoño respectivamente, se observa una proyección solar en la escalera norte de la Pirámide de Kukulkán, consistente en siete triángulos de luz, invertidos, debido a la sombra proyectada de las nueve plataformas de ese edificio al ponerse el sol, con lo que se genera la apariencia de una serpiente que gradualmente baja por una de las escaleras hasta una de las cabezas ubicadas en la base de la pirámide, hasta completar la serpiente emplumada.

Posted by Obet Daniel Gonzalez Chan on Friday, March 22, 2019