México y Brasil han sido de los países más afectados por las estafas a través de WhatsApp entre 2016 y 2017. Para lograr que las personas caigan en los engaños, los delincuentes utilizan nombres de marcas o empresas reconocidas con supuestas promociones al hacer clic en un enlace.

De acuerdo con la firma de seguridad informática ESET, una sola campaña de los estafadores logra al menos 22 millones de víctimas, lo cual se refleja en ingreso a través de suscripciones a servicios SMS Premium, compra de aplicaciones y en algunos casos el robo de información.

Por lo anterior se recomienda revisar en las páginas oficiales de las empresas o las promociones vigentes no proporcionar datos personales y preguntar a la persona que nos envió el mensaje si sabe la procedencia del mismo.