Durante 2018 los delincuentes cibernéticos incrementaron de manera considerable los ataques en contra de empresas y personas, con el propósito de instalar archivos maliciosos para robar y secuestrar información.

De acuerdo con Kaspersky Lab una de cada tres computadoras, tuvo durante el año al menos una amenaza maliciosa, toda vez que la presencia de virus informáticos y ataques incrementó un 44% comparado con 2017.

Para evitar ser víctima es necesario no abrir archivos sospechosos o adjuntos de fuentes desconocidas, no instalar aplicaciones de dudosa procedencia, es indispensable crear contraseñas seguras y cambiarlas de manera regular, mantener el sistema operativo actualizado y contar con algún antivirus