El presidente del Patronato de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, Gerardo Sosa Castelán, promovió un amparo para evitar que la Fiscalía General de la República ejecute una orden de aprehensión en su contra.

Cabe señalar que el juez Décimo de Distrito de Amparo en Materia Penal, Patricio Lepoldo Vargas, otorgó una suspensión provisional a Sosa Castelán, que impedía a la instancia federal actuar en su contra.

Sin embargo, el presidente del patronato busca asegurarse que en estos momentos no exista alguna orden de detención, arresto, arraigo, citación, búsqueda o localización hacia su persona.

Por su parte, María Dolores Núñez Solorio, juez Cuarto de Distrito de Amparo en Materia Penal, no ha admitido a trámite la demanda del quejoso.

En este sentido, la juez dio un plazo de cinco días a Sosa Castelán para que manifieste en su demanda los actos que reclama de las autoridades señaladas, término que ya se cumplió.

Es importante recordar que la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo es investigada por el presunto delito de lavado de dinero, por lo que sus cuentas bancarias se encuentran congeladas.