La Policía Federal le dijo adiós a 28 de sus oficiales más leales, quienes se jubilaron tras haber apoyado a la corporación en servicios de seguridad y vigilancia en aeropuertos, carreteras e instalaciones estratégicas, así como en la búsqueda y rescate de víctimas en emergencias.

Se trata de 28 elementos caninos adscritos a la División de Fuerzas Federales, fueron despendidos en medio de aplausos, como reconocimiento por su labor, cada uno recibió una moña, que les fue colocada en el costado por sus respectivos manejadores, les retiraron la pechera y así dejaron de formar parte de la corporación.

Cabe recordar que gracias a los cambios en la normatividad estos perros ya no son sacrificados al terminar su vida operativa y son dados en adopción, tras garantizar que la familia a la que llegaran les dará una vida digna, hasta el momento suman 71 ejemplares que han sido adoptados por una familia.

Comentarios: