El ciberataque registrado contra al menos cinco instituciones bancarias durante la semana pasada e inicios de esta, ya está siendo investigado por la Procuraduría General de la República.

Hasta el momento son 4 las instituciones bancarias que han presentado la denuncia correspondiente, se estima que durante los ataques que ocasionaron que los clientes no pudieran utilizar las aplicaciones de sus bancos, pagar con sus plásticos y demora en las transferencia electrónicas, los ciberdelincuentes lograron sacar más de 300 millones de pesos de las cuentas concentradores, es decir dinero del banco y no de algún cliente.

Hasta el momento 20 instituciones bancarias han dejado de utilizar el Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios del Banco de México para migrar a otro sistema que es más lento en lo que se soluciona el problema.