Cuando hablamos de delitos electorales, pensamos que estos solo son cometidos por partidos políticos, servidores públicos, ministros de culto o medios de comunicación, la realidad es que como ciudadanos también podemos incurrir en estos delitos.

Si tratamos de inducir a alguien el voto, intimidamos o impedimos el acceso a las casillas, estaríamos cometiendo un delito,  también si destruimos o dañamos el material electoral, es decir si el día de la elección rompemos urnas, boletas, crayones o cualquier elemento de las casillas podríamos estar en prisión entre 6 meses y tres años.

Escuchemos a Héctor Díaz, titular de la FEPADE.

AUDIO “La línea es muy clara, cualquier acto que pueda violentar el derecho político-electoral de votar en total libertad, es decir rompen las condiciones de la competencia política”

Otro de los delitos electorales que cometen los ciudadanos es proporcionar información falsa cuando tramitan su credencial para votar o alterarla, esto amerita una sanción de sesenta a doscientos días de multa y prisión de tres a siete años.