Algunos delincuentes en lugar de rectificar su camino cuando ingresan a un reclusorio, obtienen más poder y continúan delinquiendo.

La Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, logró esclarecer el homicidio de dos mujeres en la zona del Reclusorio Oriente. Una era esposa de un interno de ese centro penitenciario y la otra era una custodia.

Los homicidios los fraguó un interno al cual se le adjudica el control de la venta de droga en ese reclusorio y fueron ejecutados por un joven de 19 años que ya estaba preso por otro delito en Querétaro, escuchemos a Roberto Aguas, Fiscal de Homicidios.

AUDIO “La recolección de indicios y la elaboración de los dictámenes permitieron la identificación y localización del probable agresor, quien se encontraba detenidos por lesiones de arma de fuego”