Tras la agresión a un fotógrafo de un periódico de circulación nacional y su esposa el pasado 7 de julio mientras cubría una nota en la Col. Doctores, cuatro de los ocho policías implicados en la agresión están desaparecidos.

La Procuraduría General de Justica de la Ciudad de México, ya cuenta con órdenes de aprehensión en su contra por dichos hechos, toda vez  los mandos de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina encargados de que los policías estuvieran a petición de la autoridad, no implementaron las medidas necesarias para evitar que se dieran a la fuga.

Su situación legal no es fácil,  ya es de prófugos por lo que cuando sean localizados y detenidos irán a prisión, al haber mostrado conductas contrarias al honor de la corporación y con amplias posibilidades de evadir la justicia, de igual modo se lleva de manera paralela otra investigación en contra de los mandos para determinar su responsabilidad.