De nueva cuenta una bala perdida en Iztapalapa es la causante de una tragedia, la madrugada del sábado, una pequeñita de 7 años dormía en su casa, cuando una bala entró por el techo de su cuarto y se incrustó en su ojo.

El domicilio se ubica en la colonia El Manto, la vivienda tiene el techo de lámina, se escuchó un golpe y al encender la luz, la madre de la menor se percató de la lesión, de inmediato se pidió ayuda y fue trasladada a un hospital, donde se debate entre la vida y la muerte.

Las autoridades realizan las investigaciones correspondientes, para localizar al responsable, para lo cual se están entrevistando a los vecinos y se analizan las cámaras de videovigilancia de la zona.

Comentarios: