Ayer por la mañana se suscitó un hecho inusual en la Central de Abasto de la Ciudad de México.

Como si hubiera salido de una película de Hollywood un camión y patrullas de la Secretaría de Seguridad Pública de la CDMX protagonizaron una intensa persecución al oriente de la capital.

De acuerdo con las autoridades, el chofer del tráiler chocó contra un automóvil y este no se quiso detener a pesar de que los oficiales le marcaron el alto.

Un agente que estuvo a punto de ser atropellado dijo que se colgó de un costado del transporte de carga intentando detener al conductor.

La policía persiguió por más de dos kilómetros al camión de frutas y legumbres hasta que se volcó en un puente de Taxqueña y Eje 3 Oriente.

El responsable opuso resistencia durante su arresto, inclusive agredió físicamente a los uniformados.