Por falta de documentos como licencia de conducir, póliza de seguro, tarjeta de circulación o bien por falta de concesión o malas condiciones físico mecánicas para prestar el servicio de transporte público de pasajeros, el Instituto de Verificación Administrativa ha sancionado a más de 30 mil vehículos de 2011 al 2017.

De ese total, más de 14 mil vehículos fueron remitidos a corralones porque los choferes de micros y camiones carecían de algún tipo de documentación. Otros 16 mil vehículos fueron inmovilizados 30 días por estar en malas condiciones. Una vez que se arregla la unidad y se somete a una revisión,  ésta puede regresar a circular.

Las sanciones se aplican durante operativos coordinados por la Secretaría de Movilidad y con apoyo de la Secretaría de Seguridad Pública, y de acuerdo con el INVEA, estas verificaciones se realizan muchas veces a partir de denuncias ciudadanas en las que se reporta mala calidad en el servicio.