La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER) y el Gobierno de Yucatán impulsarán un plan de trabajo para apoyar la producción agropecuaria, pesquera y acuícola, dirigido a pequeños y medianos productores de comunidades vulnerables de la entidad.

Entre las líneas de acción esta la reactivación del cultivo del henequén en 38 municipios de alta marginación, en beneficio directo de mil 125 pequeños productores, mediante la instalación de viveros para la producción de plantas mejoradas y la vinculación con agroindustrias de fibras, tapetes y miel de agave, entre otros.

El titular de la SADER, Víctor Villalobos Arámbula informó que tras una reunión con autoridades estatales del sector rural e investigadores se dará prioridad en recuperar el potencial productivo de henequén, por lo que conjuntarán esfuerzos en la instalación de viveros para producir un millón y medio de plantas y el establecimiento de 500 hectáreas por año de este cultivo.

Puntualizó que con estas iniciativas -de impuso la productividad, vinculación de la tecnología y esquemas de asistencia y capacitación-, se combatirá la dispersión de recursos, la infraestructura ociosa y el intermediarismo, con beneficios directos y mejora en la calidad de vida de los productores y las familias del sector rural