Personal de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (CONAPESCA) y técnicos especialistas del Museo de la Ballena y Ciencias del Mar han retirado 175 “redes fantasma”, en el Alto Golfo de California con lo que se protege la sustentabilidad y a las especies de la zona, entre ellas la vaquita marina.

Asimismo, las acciones de seguridad y vigilancia que se realizan en coordinación con la Secretaría de Marina, permitieron retirar de la zona más de 28 mil metros lineales de aparejos de pesca en el polígono de protección de la vaquita marina durante 2017.

Un alto porcentaje de las redes encontradas en el polígono de protección de la vaquita marina estaban activas y fueron colocadas por pescadores furtivos por debajo de la superficie marina para evitar ser detectadas por autoridades y ambientalistas, quienes realizan recorridos por la zona, como parte de su labor en defensa de las especies y otros recursos en aguas nacionales.

Las redes que se extraen se ponen a disposición de las autoridades correspondientes, quienes las destruyen para evitar que sean reutilizadas por pescadores furtivos o presuntos delincuentes.

El objetivo de estas acciones es evitar que la vaquita marina sea atrapada por este tipo de redes, porque esta especie que no es el objetivo de la pesca furtiva sino un daño colateral de la captura ilegal de la totoaba.

El organismo, destacó que al proteger a la vaquita marina, se contribuye en la preservación de otras especies que habitan en el Alto Golfo, como el tiburón blanco, martillo y tortugas, entre otras. En estas redes se han localizado tiburones  blancos, delfines ballenas, hasta 32 lobos marinos  en una misma red totoabera.