La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente decomisó un cachorro de tigre siberiano luego de encontrarlo en un restaurante de la capital mexicana ubicado en la alcaldía de Iztapalapa, informó hoy la institución.

En un comunicado, Profepa indicó que el ejemplar de Panthera tigris altaica fue decomisado luego de que la institución recibiera un reporte y comprobase tanto la existencia del tigre como la falta de registro y plan de manejo autorizados para su tenencia.

Durante la inspección, el personal de Profepa observó que se trataba de “un ejemplar hembra de entre 4 y 5 meses de edad que presenta un cuadro leve de hipocalcemia (deficiencia de calcio)”.

La institución gubernamental aclaró que ahora mismo el felino se encuentra recibiendo tratamiento médico.

Los inspectores solicitaron a los propietarios del felino la documentación que avalara su legal procedencia, la cual fue presentada ante la autoridad federal ambiental.

En cambio, no se acreditó el Registro de Colección Privada ni el Plan de Manejo que autoriza la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Por ello, se procedió al aseguramiento precautorio del ejemplar, el cual permanecerá resguardado en instalaciones de la Profepa hasta que sea trasladado a una Unidad de Manejo Animal, donde se le proporcionará atención especializada.