Reconoce Sánchez Cordero que el Estado no ha sido capaz de articular acciones concretas para abatir el feminicidio

Foto: Senado

Tras reconocer que el flagelo del feminicidio no se ha podido revertir, la presidenta del Senado, Olga Sánchez Cordero pidió sumar esfuerzos sin importar colores partidistas ni agendas de grupo para prevenir y sancionar este delito.

En la presentación de la Agenda Legislativa para la prevención de la violencia contra la mujer y el feminicidio, en el Senado de la República, la senadora de Morena, destacó que “cuando la frecuencia de este delito parece estar sin control, exponencial, y las instituciones del Estado no han sido capaces –y lo subrayo–, no han sido capaces de articular acciones concretas y efectivas o lograr las reformas legislativas que se requieren para revertir su incidencia; la esperanza la podemos perder”.

Toda vez que dijo, “ninguna democracia puede consolidarse y ninguna sociedad puede aspirar seriamente a la justicia, cuando se permite que el feminicidio, que es la más extrema de las violencias contra las mujeres, niñas y adolescentes, se normalice”.

“En el Senado de la República, somos conscientes y ahora en esta Comisión Permanente, de que ninguna democracia puede consolidarse y ninguna sociedad puede aspirar seriamente a la justicia, cuando se permite que el feminicidio, que es la más extrema de las violencias contra las mujeres, niñas y adolescentes, se normalice”, señaló la senadora de Morena.

Por ello, llamó a “trabajar juntos en la misma dirección, sin importar colores partidistas ni agendas de grupo, ni el órgano del poder público o ámbito de gobierno al que pertenezcamos, debemos todos sumar esfuerzos para prevenir y sancionar la violencia contra la niñas, adolescentes y mujeres, y los feminicidios, siempre colocando en el centro de nuestras acciones a las víctimas de este flagelo”.

Como parte de esta agenda legislativa destacó que presentó a la Comisión Permanente dos iniciativas para la Comisión o Coordinación Nacional Antihomicidios y Antifeminicidios y otra para homologar el delito de feminicidio.