A veces tener dinero o más conocimientos, no significa tomar buenas decisiones.

De acuerdo con Peter Hotez, experto del Texas Children’s Hospital Endowed, quien ofreció en la UNAM una charla sobre vacunas, la clase media alta es la más propensa a los movimientos anticiencia, específicamente los antivacunas, y uno de los riesgos de este desdén es el resurgimiento de casos de sarampión, que puede ser mortal en niños.

Durante la charla se refirió a que entre 1998 y el 2010, en efecto muchos papás sí creyeron que la vacuna ocasionaba autismo y en California se dio uno de los movimientos antivacunación más importantes pero en el condado de Orange, se registraron varios casos de sarampión y ahora le preocupan los niños mexicanos porque a ellos en Estados Unidos, les pueden contagiar esa enfermedad.

“En el condado de Orange… ¿Qué hay demográficamente en esos condados? Pues gente relativamente rica y lo suficientemente educada como para hacer una búsqueda en Google, pero no lo suficientemente inteligentes y educados para saber qué carambas estaban buscando”