Este martes tras las movilizaciones de taxistas en distintos puntos de la Ciudad de México, concertadores de la Secretaría de Gobierno y representantes de la Secretaría de Movilidad, acordaron realizar mesas de trabajo para explicar el uso de las nuevas tabletas electrónicas que sustituirán a los taxímetros.

“Y se acordó el establecimiento de una mesa de trabajo para comunicar cuales son la finalidad o el objetivo de tener esos dispositivo y poder señalarles como puede ser la implementación gradual de los mismos”, aseguró este martes el Jefe de Gobierno, José Ramón Amieva.

Sin embargo, organizaciones como Quetzal, que este martes protestaron frente a la Asamblea Legislativa, rechazaron las mesas y explicaron que aunque la instalación de la tableta o taxímetro digital será gratuita, no están de acuerdo con el cobro de una comisión de 12 pesos, afirmó Denise José González, su representante.

“Que hagamos el viaje y que del banderazo nos va a ser descontado de inmediato entonces ¿dónde está la ganancia?, yo le quiero preguntar a los ciudadanos ¿dónde está el 1.5 por ciento de Uber y Cabify, qué sucedió? Pues debería ser gratuita no debería costar a ningún ciudadano, ni a mí, porque hay suficiente dinero de Uber y Cabify”.

Y es que desde el 2015 que entró en vigor el nuevo reglamento para el transporte de taxi privado, la Semovi creó un Fondo para el Taxi, la Movilidad y el Peatón. De acuerdo con ese reglamento, las empresas de taxi tenían que destinar el 1.5 por ciento del costo de cada viaje a ese fondo, sin afectar a la tarifa de los usuarios.

Sin embargo, a la fecha se desconoce el monto de lo recaudado y a que se ha destinado.