Proponen en el Congreso de la Ciudad de México, sancionar con cárcel a quienes sometan y apliquen supuestos tratamientos médicos o terapias a menores de edad, con el fin de “corregir” o modificar su orientación sexual.

“Se impondrá de 1 a 3 años de prisión y de 100 a 300 días multa en los casos en que la madre, padre, tutora o tutor, parientes por consanguinidad hasta el segundo grado, profesional de la salud o ministro de culto instigue, autorice o infrinja en menores de 18 años dolores físicos o mentales y las terapias de conversión”.

El diputado de Morena, Temístocles Villanueva, pide reformar el código penal de la capital, con el fin de defender los derechos de las personas de la comunidad lésbico-gay.

El legislador argumentó que actualmente existen profesionales carentes de ética que prometen a las familias eliminar la homosexualidad a través de ciertos tratamientos que solo torturan y dan un trato inhumano a los jóvenes, quienes muchas veces son hasta privados de su libertad por las propias familias.

La iniciativa se turnó para su discusión a las Comisiones Unidas de Administración y Procuración de Justicia y de Igualdad de Género.