Para hacer realidad esa ley, se da por hecho la “buena fe”, de los mexicanos.

El senador Ricardo Monreal, coordinador de Morena en la Cámara Alta, propondrá la creación de la Ley de Fomento a la Confianza Ciudadana, cuyo objetivo es establecer las bases de un nuevo esquema en el cobro de impuestos, basado en la confianza y en las facilidades administrativas.

Con ésta ley se suspendería la vigilancia y fiscalización a establecimientos comerciales, mercantiles y de servicio.

Para poder acceder a ese tipo de beneficios, el ciudadano deberá inscribirse voluntariamente al Padrón Único de Fomento a la Confianza. Su registro no tendrá costo alguno y será considerado como un acto de buena fe.

Ricardo Monreal planteará la creación de un órgano que tendrá como función aprobar las acciones y programas sectoriales para la implementación de beneficios y facilidades administrativas.

Se sugiere que “cada determinado tiempo”, se lleve a cabo un sorteo o insaculación para seleccionar al uno por ciento de los empadronados o inscritos que serán supervisados para verificar que son ciudadanos responsables y cumplen con la legalidad vigente de la materia.