El gobierno de Florida, Estados Unidos, promulgó este viernes una partida de 400 millones para resguardar escuelas y prevenir tragedias como el tiroteo registrado hace tres semanas en una secundaria.

La ley aumenta de 18 a 21 años la edad mínima para comprar rifles, y crea un período de espera para las ventas de armas; sin embargo, no incluye la prohibición de venta de fusiles de asalto.

Genera el programa “guardián” que permite que los maestros y otros empleados que trabajan en distritos escolares participantes porten armas si tienen capacitación.

El gobernador Rick Scott, comentó que la medida equilibra sus derechos individuales y la necesidad de seguridad pública.

Destacó que es “un ejemplo para todo el país de que el gobierno puede y tiene que actuar rápido”.