Ante la negativa de permitir verificaciones lo que hace presumir que no están vendiendo litros completos de gasolina, la PROFECO alista 30 denuncias penales en contra de Estaciones de Servicio, con base en la Ley para Prevenir y Sancionar los Delitos Cometidos en Materia de Hidrocarburos que contempla una sanción de hasta 6 años de prisión a quien “enajene o suministre gasolinas o diésel con conocimiento de que está entregando una cantidad inferior.

Ernesto Nemer, titular de la dependencia federal, explicó que estas denuncias se suman a las seis ya existentes que han sido presentadas ante la PGR, hecho que dijo es la primera en la historia de la PROFECO que sucede.

El funcionario reveló que los comercios con denuncias penales se ubican en la Ciudad de México con una, Estado de México con dos y 4 más en Puebla.

En entrevista el titular de la Profeco explicó que el monitoreo es permanente y seguirá ya que el próximo 18 de febrero se anunciara un nuevo incremento a las gasolinas y el diésel.