En la semana previa a la Navidad, el precio de la uva registró un aumento de entre 52 y 72 por ciento, de tal forma que la uva verde sin semilla se vendió en un promedio de 56 pesos el kilo, mientras que la roja se comercializó en 47.50 pesos el kilo.

Sin embargo, después de los festejos navideños el precio de esta fruta ha registrado un aumento de entre 58 y 72 por ciento, al venderse la uva verde en 89 pesos y la roja en 82, de acuerdo con cifras proporcionadas por la Secretaría de Economía y la Procuraduría Federal del Consumidor.

Pero lo peor está por venir. Comerciantes advierten que para fin de año, la uva verde podría venderse hasta en 120 pesos el kilo, mientras que la roja podría cotizarse hasta en 100 pesos, es decir, entre 110 y 113 por ciento más cara.