Una trifulca entre grupos antagónicos de payasos tuvo lugar en la plaza González Arratia, en pleno Centro Histórico de la ciudad de Toluca, la capital del Estado de México, cuando se disputaban los espacios para desempeñar sus actividades.

Los hechos se registraron debido a que las autoridades del Estado de México determinaron reducir los espacios permitidos para que los profesionales del humor realizaran sus exhibiciones al público.

A pesar de la presencia de familias con niños que disfrutaban de los actos que se ofrecían en la plaza, tanto los payasos que laboraban en la zona, como transeúntes que atestiguaron la disputa, participaron en el intercambio de golpes.