Organizaciones sociales buscan crear un pronunciamiento nacional para sumarse al que se hará de manera internacional para evitar que sigan registrándose casos de violencia y acoso sexual dentro de sus propios movimientos así como en instituciones de Naciones Unidas así como promover protocolos de denuncia, sanción y atención a las víctimas.

En su intervención Andrea Medina, abogada internacionalista al participar en la mesa de análisis “Violencia contra las mujeres en las organizaciones internacionales”, señaló que en el caso de las “Naciones Unidas si tiene un protocolo y tienen personas en específico para realizar estas investigaciones, pero el punto central es que las mismas instituciones no quiere operar estos protocolos y a esto se enfrenta la mayoría de las mujeres que denuncian”.

“A que más se enfrentan además de la violencia que ejerce las propias Naciones Unidas, se enfrentan al miedo a que no les crean, ya que la mayoría son jóvenes, y tienen miedo que su carrera que está empezando se vea afectada”. Además de que tienen miedo a denunciar “porque las instituciones revictimizan eso es real”, enfatizó.

Afirmó que el trabajo de sus organizaciones y movimientos locales en construir condiciones institucionales para dar un respaldo a quien quiere denunciar, “porque no solo ellas son amenazadas sino también las abogadas son desligitimizadas”.

Esto luego del encubrimiento de Michel Sidibé, Director Ejecutivo de ONUSIDA, en el proceso de acoso que enfrenta el Director Adjunto del Programa de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA, Luiz Loures.