La Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos advierte que cuenta con fuertes elementos que indican la presunta violación de derechos humanos cometida por fuerzas de seguridad durante los hechos violentos ocurridos en la comunidad de La Concepción, en Acapulco, Guerrero, en los que fallecieron 11 personas.

Para el organismo internacional resulta preocupante también que durante estos hechos elementos de seguridad agredieran a periodistas que cubrían los hechos, toda vez que dichas agresiones constituyen un obstáculo a la libertad de expresión, además de que podría representar un intento de ocultar o destruir evidencias de graves violaciones de derechos humanos.

Y debido a que de acuerdo con esta oficina de la ONU, el operativo no se llevó a cabo con base en los estándares internacionales sobre uso de la fuerza, su representante Jan Jarab, llamo a que todas las muertes derivadas estos hechos sean investigadas y se incluya la actuación de funcionarios públicos.