Este jueves durante la conferencia matutina del presidente, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero reconoció que el Instituto Nacional de Migración es de los más corruptos del sistema. Y es que la extorsión es una práctica que impera entre agentes migratorios. 

La funcionaria detalló que hasta el momento hay 4 denuncias presentadas por actos de extorsión de funcionarios y debido a la alta incidencia de esta práctica se está llevando a cabo una renovación prácticamente de todo el personal de la institución. 

En este sentido el presidente Andrés Manuel López Obrador advirtió en que este tipo de casos no habrá tolerancia.

“Decirles a los extorsionadores, a los malandrines que se hacen pasar por funcionarios y son vulgares ladrones que no va a haber tolerancia.”