En una iglesia de Tennessee, Estados Unidos, una niña vestida de “borreguito” le robó a la Virgen María, el niño Dios.

Los hechos sucedieron durante una pastorela, donde una niña de aproximadamente tres años y disfrazada de borrego, tomó al niño Dios entre sus brazos y comenzó a bailar al ritmo de la música que un coro de niños interpretaba.

Los otros niños que participaban en la representación se quedaron sorprendidos hasta que la niña quien representaba a la Virgen María, se levantó y trató de quitarle el muñeco de las manos para devolverle el pesebre, sin tener éxito.

Ese momento sacó varias carcajadas de las personas que se encontraban presentes.