Mañana se cumplen 25 años del asesinato de Luis Donaldo Colosio, sin duda, uno de los acontecimientos que aun cimbran la política y vida nacional.

La tarde del 23 de marzo de 1994, el candidato del Partido Revolucionario Institucional a la Presidencia de la República fue asesinado de dos disparos en la colonia Lomas Taurinas, en Tijuana Baja California, tras finalizar un acto de campaña.

A un cuarto de siglo las teorías conspiratorias y misterios aun rodean este asesinato, Panorama Informativo te recordamos los hechos que rodearon la muerte del entonces candidato presidencial.

Mario Aburto, el homicida, era entonces un hombre de 24 años que fue atrapado instantes después de que disparó su revólver mientras Colosio caminaba entre los asistentes. Fue sentenciado a 45 años de prisión por el homicidio.

Colosio, exdiputado, exsenador, exlíder del PRI y exsecretario de Estado en el gobierno del entonces presidente Carlos Salinas, tenía dos meses y 13 días de haber iniciado su campaña.

Sin embargo, para entender mejor la figura de Colosio se debe regresar un par de semanas y recordar el momento que marcaba su rompimiento con el entonces Gobierno Federal, el famoso discurso del 6 de marzo de 1994 en el que se refirió al México que veía, y que gobernaba el PRI, como no adecuado.

“Yo veo un México con hambre y con sed de justicia. Un México de gente agraviada, de gente agraviada por las distorsiones que imponen a la ley quienes deberían de servirla. De mujeres y hombres afligidos por abuso de las autoridades o por la arrogancia de las oficinas gubernamentales… Veo a ciudadanos angustiados por la falta de seguridad, ciudadanos que merecen mejores servicios y gobiernos que les cumplan”.

Si bien reconoció la labor del PRI en la construcción de las instituciones del país, también admitió las graves prácticas de concentración de poder, de corrupción e impunidad. Se dirigió a los priistas, pero le habló a los mexicanos.

“Quedó atrás la etapa en que la lucha política se daba, esencialmente, hacia el interior de nuestra organización y no con otros partidos. Ya pasaron esos tiempos… Hoy vivimos en la competencia y a la competencia tenemos que acudir; para hacerlo se dejan atrás viejas prácticas: las de un PRI que sólo dialogaba consigo mismo y con el gobierno, las de un partido que no tenía que realizar grandes esfuerzos para ganar”.

En otra parte, su propuesta de reforma del poder…

“Ofrecemos cambio con rumbo, con tranquilidad. Por supuesto que no hemos estado exentos de errores. Expreso mi compromiso de reformar el poder para democratizarlo y para acabar con cualquier vestigio de autoritarismo… Sabemos que el origen de muchos de nuestros males se encuentra en una excesiva concentración del poder”.

**El día del asesinato**

Aquel 23 de marzo Colosio pronunció un discurso de 889 palabras que terminó con un “¡Que viva México!”.

Ésa fue la última frase que en público hizo el candidato priista antes de bajar de la camioneta y de que empezara a sonar la melodía “La culebra”.

23 de marzo de 1994 – Minuto a minuto –

Información obtenida con base en un vídeo publicado por la Procuraduría General de la República el 6 de diciembre de 2018 y la que rindiera el jefe del Grupo Táctico Especial de la Dirección de Seguridad Pública Municipal de Tijuana, David Rubí Gómez. (Horas en tiempo de Tijuana, dos menos que la CDMX)

16:00 – Luis Donaldo Colosio llega al aeropuerto de Tijuana procedente de La Paz, BCS.

16:30 – El candidato y su comitiva arriban a la colonia Lomas Taurinas.

16:35 – Inicia el acto político con colonos de la ciudad.

17:08 – Concluye el acto político.

17:09 – Colosio baja del templete instalado sobre una camioneta donde ofreció un discurso y comienza a caminar lentamente entre una multitud hacia su camioneta.

17:12 – Habiendo caminado unos metros, el candidato recibe dos disparos de arma de fuego, uno en la cabeza y otro en el abdomen, de Mario Aburto Martínez, quien es aprehendido en el sitio.

17:15 – 20 elementos del Grupo Táctico Especial se trasladan a Lomas Taurinas donde se habían escuchado disparos de arma de fuego.

17:20 – Colosio ingresa al área de Urgencias del Hospital General de Tijuana. De inmediato se le lleva a quirófano.

Mientras que el presidente Carlos Salinas de Gortari calificó el atentado contra Colosio como una ofensa para todos los mexicanos.

“Hace unos momentos se ha cometido un acto infame contra el Licenciado Luis Donaldo Colosio, es un acto que nos duele entrañablemente, a mí en especial, pues se trata de un atentado contra un ser humano, pero además contra un hombre noble, bueno, que busca servir a los demás y servir a su patria”.

17:40 – Uno de los coordinadores de seguridad del PRI solicita apoyo de la policía local para que junto a elementos del Estado Mayor se buscara el arma.

18:55 – Sufre un paro cardiorrespiratorio irreversible. Se le practican labores de reanimación.

19:45 – Los médicos lo declaran muerto.

20:47 – Liébano Sáenz, vocero de la campaña colosista, anuncia su fallecimiento.

“Con profunda pena me permito informarles que a pesar de los esfuerzos que se realizaron, el señor Licenciado Luis Donaldo Colosio, candidato del Partido Revolucionario Institucional a la presidencia de la república, ha fallecido”.

En medios, así se confirmó la muerte, Jacobo Zabludovsky

“Lamento, lamento decirte Talina y decirle a todo el pueblo de México que la presidencia de la república confirma que ha muerto Luis Donaldo Colosio candidato del PRI a la presidencia”.

21:30 – Inicia la necropsia al cadáver.

Cuauhtémoc Cárdenas, quien contendía por segunda vez por la silla presidencial, manifestó su conmoción y advirtió que el asesinato venía a “agudizar la situación política del país”, junto con el aspirante panista Diego Fernández de Cevallos decidieron suspender sus campañas, así lo avisaba Carlos Castillo Peraza, entonces presidente del PAN.

“Comunico, pues la suspensión, les reitero la suspensión de nuestra campaña, hasta que se clarifique la situación del país por sentido de equidad política, pero particularmente por solidaridad con la familia de la que es jefe el Licenciado Colosio Murrieta”.

**Qué pasó después**

 24 de marzo.

El procurador General de la República, Diego Valadés, confirma que el autor material de los disparos contra Colosio es Mario Aburto Martínez y es trasladado al Penal de alta seguridad de Almoloya de Juárez.

– En el hangar presidencial, el presidente Carlos Salinas de Gortari y su esposa Cecilia Occelli reciben los restos de Colosio. Del avión “TP-03 Emiliano Zapata” de la Fuerza Aérea Mexicana desciende la viuda, Diana Laura Riojas y el féretro gris con el cuerpo de Colosio.

– El presidente Carlos Salinas de Gortari declara día de luto nacional.

 25 de marzo.

El senador Miguel Montes García es designado por el presidente Carlos Salinas de Gortari, Subprocurador especial de la PGR para investigar el homicidio de Colosio y es puesto a su mando un equipo de más de 300 agentes federales incluyendo el grupo Interpol. Aburto Martínez es presentado a la prensa.

– Luis Donaldo Colosio Murrieta es sepultado en el panteón municipal de Magdalena de Kino. Su viuda, Diana Laura Riojas, toma el micrófono para “dejar claro el ideario político de Luis Donaldo Colosio”.

“Las balas del odio interrumpieron la vida de Luis pero no a los ideales por los que luchó…La patria ganó con la entrega de este gran mexicano”

“siempre sintió un gran orgullo de ser un heredero de una cultura del esfuerzo y no de un privilegio, siempre le apasionó convivir con el pueblo”

 29 de marzo.

El PRI postula a Ernesto Zedillo Ponce de León como candidato a la Presidencia de la República en sustitución de Colosio.

 4 de abril.

El subprocurador Miguel Montes García informa que además de Mario Aburto Martínez y Tranquilino Sánchez Venegas hay cinco autores materiales más de la ejecución de Colosio.

Revela la supuesta coparticiparon de: Mayoral Valenzuela, Mayoral Esquer y Rivapalacio Tinajero que asegura actuaron en conjunto. Más o menos tarde todos salieron por falta de pruebas.

23 de abril.

A un mes del asesinato de Colosio, Diana Laura Riojas asiste a una misa oficiada en la Basílica de Guadalupe en memoria de su esposo. En Lomas taurinas, priístas se reúnen para realizar un homenaje póstumo a Colosio Murrieta.

 2 de junio.

El homicidio de Luis Donaldo Colosio fue cometido por un hombre solitario y no por una “acción concertada”, informa en un comunicado Miguel Montes, subprocurador Especial para esclarecer el crimen del político sonorense.

 23 de junio.

Al cumplirse tres meses del magnicidio, la Comisión Plural del Congreso de la Unión encargada de dar seguimiento a las investigaciones exige a Miguel Montes profundizar las pesquisas y poner énfasis en la hipótesis del complot.

 1 de julio.

Mario Aburto exculpa de haber participado en el crimen a Vicente y Rodolfo Mayoral, así como a Tranquilino Sánchez. Aburto asegura que mató al candidato de “manera accidental”.

 13 de julio.

El subprocurador especial para el caso Colosio, Miguel Montes, rinde su informe final y afirma que Mario Aburto actuó solo, sustentando sus conclusiones en el “Libro de Actas” del magnicida.

 14 de julio.

Olga Islas es designada como la nueva subprocuradora especial para el caso Colosio luego de que su antecesor, Miguel Montes, rindiera un “informe final” que no cumplió con las expectativas.

 

28 de septiembre.

Es asesinado en la ciudad de México José Francisco Ruiz Massieu, secretario general del PRI y ex cuñado del presidente Carlos Salinas.

 31 de octubre.

Por el delito de homicidio calificado, con premeditación, alevosía y ventaja, en agravio de Luis Donaldo Colosio, Mario Aburto Martínez, es sentenciado a 42 años de prisión.

 18 de noviembre.

Diana Laura Riojas, viuda del asesinado candidato presidencial, falleció luego de haber sido internada en septiembre por afecciones pancreáticas y nutricionales y desde principios de esta semana fue trasladada a terapia intensiva.

 16 de diciembre.

Por instrucciones del Presidente Ernesto Zedillo, el procurador General, Antonio Lozano Gracia, designa subprocurador especial a Pablo Chapa Bezanilla, para que aclare hasta sus últimas consecuencias los homicidios de Luis Donaldo Colosio, José Francisco Ruiz Massieu y del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo.

Aburto fue sentenciado en definitiva a 45 años de prisión y actualmente está preso en un penal federal.

2000

20 de octubre.

La Procuraduría General de la República concluyó las investigaciones sobre el homicidio de Luis Donaldo Colosio Murrieta.

El informe final del caso determinó que no hay elementos para sostener la tesis del complot o de una acción del narcotráfico.

La PGR fijó un plazo de 35 años como periodo límite para el ofrecimiento de nuevas pruebas que pudieran reactivar la investigación y que conllevaran a una hipótesis distinta a la del asesino solitario.

2004

18 de marzo.

La PGR informó a los legisladores que después de revisar la investigación no había encontrado elemento alguno para reabrirla.

2010

6 de febrero.

Luis Colosio Fernández falleció a los 87 años, víctima de complicaciones renales y neumonía.

2011

19 de diciembre.

El IFAI ordenó a la PGR dar acceso a 13 videos recopilados por esta dependencia, con motivo del asesinato de Luis Donaldo Colosio, ya que ha sido del conocimiento público. La PGR se niega argumentando que forman parte de una averiguación previa y que su divulgación expondría las líneas de investigación del Ministerio Público de la Federación.

2013

4 de mayo.

Los padres de Mario Aburto Martínez solicitaron al presidente Enrique Peña Nieto que tenga voluntad política y moral y reabra el llamado caso Colosio.

2018

31 de octubre.

El INAI ordenó a la PGR dar a conocer 13 videos del asesinato del candidato presidencial Luis Donaldo Colosio Murrieta que fueron filmados el 23 de marzo de 1994 en Lomas Taurinas, Tijuana.

6 de diciembre.

El video completo del momento del asesinato del candidato Presidencial Luis Donaldo Colosio Murrieta es difundido.

2019

19 de marzo.

Quien fuera su secretario particular Alfonso Durazo Montaño, sostuvo que nunca ha aceptado la tesis del asesino solitarios, pero esa “es una conclusión personal con elementos objetivos y subjetivos”.

 

 **Las teorías sobre la muerte de Colosio**

 Un subversivo

Surgieron versiones de que simpatizaba con el EZLN y que incluso había viajado a Chiapas antes del levantamiento de la guerrilla, el 1 de enero de 1994, o que era miembro de grupos opositores.

Esta teoría se basó también en una parte del discurso que diera el 6 de marzo de 1994 donde así habló del estado de Chiapas…

“Manifiesto mi más profundo compromiso con Chiapas. Expreso mi solidaridad a todos aquellos chiapanecos que aún no han dicho su verdad. Chiapas es un llamado a la conciencia de todos los mexicanos… Frente a Chiapas los priístas debemos de reflexionar. Nos avergüenza advertir que no fuimos sensibles a los grandes reclamos de nuestras comunidades; que no estuvimos a la altura del compromiso que ellas esperaban de nosotros”.

La PGR encontró que esas versiones no estaban sustentadas, al igual que las que lo vinculaban con la masonería, narcomenudeo, tráfico de ilegales, pandillas y sectas religiosas, entre otras.

Una llamada telefónica

Una versión que la PGR indagó fue una supuesta llamada telefónica que Colosio recibió la mañana de su asesinato, en la que se le advertía que debía renunciar a la candidatura presidencial.

La llamada, realizada a la habitación del Hotel Ejecutivo, en Culiacán, Sinaloa, habría sido recibida antes de las 7:00 horas. El candidato supuestamente respondió a su interlocutor que se atendría a las consecuencias de no desistir.

La PGR terminó descartándola, tras corroborar los telefonemas que el candidato había recibido y hecho la mañana de su muerte.

La teoría del complot

Casi un año después del homicidio, la PGR anunció que la muerte de Colosio había sido un complot porque tenía pruebas de la participación de un segundo tirador.

El 24 de marzo de 1995, el entonces procurador Antonio Lozano Gracia anunció la detención en Tijuana de Othón Cortés, un priista que era empleado del aeropuerto de la ciudad fronteriza.

Las investigaciones, bajo la dirección del entonces fiscal especial Pablo Chapa, señalaban que Cortés había realizado el disparo que hirió al candidato en el abdomen, versión que contradecía los primeros peritajes.

Tres testigos imputaron al hombre ser el coautor del asesinato y hubo versiones que sugirieron de que en los meses previos había tenido contacto con el Estado Mayor Presidencial, encargado de la seguridad de Colosio, lo cual fue descartado.

Cortés negó la acusación, tras asegurar que acudió al mitin de Lomas Taurinas porque era miembro del PRI local, de cuyos dirigentes había sido chofer y mensajero.

El hombre salió libre del penal de máxima seguridad del Altiplano, antes llamado Almoloya, el 7 de agosto de 1996, luego que un juez determinó que no existían pruebas de su participación.

Uno de los factores que tomó en cuenta fue que las pruebas mostraban la imposibilidad de que Cortés realizará el segundo disparo, como acusaba la fiscalía.

Al igual que Cortés, otros seis hombres detenidos en diferentes momentos tras el atentado obtuvieron su libertad entre 1995 y 1996, y sólo Aburto permaneció preso.

 La teoría del narcotráfico

Las versiones sobre una implicación de cárteles de la droga en el asesinato de Colosio fueron una constante en los meses y años posteriores.

En su informe final, la PGR da cuenta de haber indagado 28 versiones, conjeturas y presunciones sobre posibles vínculos del narcotráfico con el atentado, la mayoría vertidas en notas periodísticas de México y Estados Unidos.

La dependencia incluso entrevistó sobre el crimen al capo Joaquín el Chapo Guzmán cuando se encontraba preso.

Guzmán, recapturado en enero de 2016, dijo entonces desconocer información al respecto, señalando que estaba en la cárcel desde antes del magnicidio y que sólo en una ocasión Aburto le había hecho comentarios al interior del penal.

 Pleito con un capo

Una teoría vertida en 1998 por un exinformante de agencias de Estados Unidos señalaba que el asesinato había sido por órdenes de Juan García Ábrego, excapo del cártel del Golfo, porque Colosio había despreciado una cooperación de millones de dólares para su campaña ofrecida por su hermano, Humberto García Ábrego.

La versión fue descartada al paso de las investigaciones, al igual que conjeturas que relacionaban a narcotraficantes de los cárteles de Tijuana y de Juárez, entonces poderosos en el país.