43 mexicanos fueron liberados en Canadá, vivían en condiciones de esclavitud moderna.

De acuerdo con la policía canadiense, los mexicanos presuntamente eran obligados a hacer labores de limpieza en propiedades vacacionales de Ontario.

Las víctimas inicialmente pagaron a los traficantes grandes sumas de dinero para dejar su país de origen y ser transportados a Canadá.

En dicho país fueron obligadas a vivir en condiciones miserables en lugares en Barrie y Wasaga Beach.

Las autoridades informaron que las víctimas se quedaban con apenas 50 dólares al mes después de pagar cuotas a sus patrones.

No se realizaron detenciones, pero hay dos sospechosos de los hechos.