Supermarket interior, empty red shopping cart.
Foto: gyn9037/Depositphotos.com

Con una inflación que está resultando incontrolable para el gobierno, el lógico que las familias mexicanas deban recurrir a diversas estrategias para hacer rendir mejor su dinero. Hay algunas que eligen sustituir el consumo de ciertos productos por otros de menor costo y algunas que deciden utilizar el crédito como forma de reducir el impacto del avance de los precios.

Según un reciente análisis del Banco BBVA, en los primeros nueve meses de este año se registró un aumento del 6,1% en el consumo de créditos. Siendo los de tarjetas de crédito y préstamos de nómina los que han tenido la suba más significativa.

De acuerdo con los datos oficiales, la inflación ha afectado principalmente a los rubros de alimentación y consumo energético. Por lo que muchas familias vieron apretado su presupuesto, teniendo incluso que llegar a necesitar préstamos personales urgentes para cubrir ciertos faltantes antes de fin de mes.

Sin embargo, expertos en economía han llevado tranquilidad a los mexicanos. Ya que afirman que la inflación ya tocó su techo y es muy probable que veamos una desaceleración en la misma de cara al tramo final de este 2022.

¿Qué pasará con los créditos en 2023?

Consultados acerca de cómo se comportará el sistema bancario, principalmente en cuanto al otorgamiento de créditos, los analistas creen que habrá una fuerte reducción de la liquidez. Lo que acabará por repercutir tanto en el consumo como en las previsiones de las familias en nuestro país.

De acuerdo con el BBVA, se espera un 2023 con un menor crecimiento económico que el previsto hace algunos meses. La reducción en la actividad se verá reflejada también en un menor flujo de fondos que los bancos otorgan a los particulares en forma de préstamos.

Teniendo esto en cuenta, tanto familias como empresas deberán ser precavidos a la hora de realizar consumos importantes durante el próximo año. Esto puede afectar principalmente a aquellas pequeñas y medianas empresas que necesitan de financiación por parte del sector privado para invertir en sus negocios.

Además, hay que esperar para ver el comportamiento del Banco de México en cuanto a las tasas de referencia. Durante todo este año vimos como la principal autoridad monetaria del país realizó subas constantes en las tasas con el objetivo de combatir la inflación. De persistir esta tendencia, podríamos ver un 2023 con pocos créditos y muy caros.