En su visita a México, la directora de la Organización Panamericana de la Salud, Carissa F. Etienne, propuso a y Ministros sanitarios de la Región de las Américas, un nuevo pacto regional denominado APS 30-30-30 por la Salud Universal, que tiene como meta aumentar 30 por ciento el financiamiento al primer nivel de atención y reducir en ese mismo porcentaje las barreras que dificultan el acceso a la salud a lo largo de los próximos once años.

A través de un comunicado, la secretaria de salud, informó que la funcionaria dijo que este pacto es la respuesta inmediata de la OPS a las diez recomendaciones de la Comisión Salud Universal en el Siglo XXI y también es un llamado a sus Estados Miembros a acelerar la respuesta regional para lograr la salud para todas las personas en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

La representante del organismo internacional consideró inaceptable que, en el siglo XXI, no esté garantizado el derecho a la salud de todos los pueblos; se estima que 30 por ciento de la población de las Américas no tiene acceso a la atención que necesita.

Llamó a los estados miembros de la OPS/OMS, a los académicos y a la sociedad civil, para desarrollar políticas públicas de salud que incluyan su participación y ayuden a alcanzar la salud universal para el año 2030.

Los convocó a dedicar los recursos necesarios a la salud y destinar un mínimo del 30 por ciento de su gasto público en salud para el primer nivel de atención.