Debe agravarse el delito de portación de armas.

Así lo sugiere el Comisionado de la Policía Federal, Manelich Castilla Cravioto, quien inauguró el primer coloquio sobre Cyberseguridad.

De acuerdo con el jefe de la Policía Federal, hay ocasiones en que los uniformados capturan a quienes portan armas de grueso calibre y luego éstos quedan libres.

Por lo tal motivo, su propuesta es que esas personas por lo menos obtengan prisión preventiva oficiosa.

Cravioto dijo que los detenidos no llevan armas de juguete, “Armas de alto poder, armas que son capaces de derribar helicópteros, armas que necesariamente son empleadas para generar un daño grave. Hablamos de las Barret calibre 50, de aquellas armas que en manos de los delincuentes organizados representan un peligro para la sociedad”.

Pero también reconoció que hace falta más preparación y profesionalización tanto de los policías como de los fiscales, pare reunir los elementos necesarios que los lleven a convencer a los jueces de que los detenidos con armas, deben quedarse en la cárcel.