Debido a una falla en su algoritmo de micro focalización, la red social Facebook mostró a usuarios de la comunidad LGBTTTIQ+ publicidad de las llamadas terapias de conversión”.

Según medios estadounidenses, los usuarios se quejaron por el bombardeo de este tipo de publicidad, y señalaron que al dar click en el botón “¿Porqué veo este anuncio?”, la red social mostraba un mensaje asegurando que respondía a sus intereses en temas de género.

La controversia llegó a tal punto que incluso Chelsea Clinton, hija de Hillary y Bill Clinton, calificó las “terapias de conversión” como abuso infantil.

En respuesta, Facebook comentó que no se permiten, ni lo hará en un futuro, este tipo de publicidad dentro de la red social, y aseguró que su equipo trabaja arduamente para eliminarlos.