El Presidente Andrés Manuel López Obrador respondió a las críticas de organizaciones civiles y de la propia Comisión Nacional de Derechos Humanos quienes se oponen a que el mando de la Guardia Nacional sea militar. 

El primer mandatario aseguró que ahora que quiere resolver el problema de la inseguridad, los activistas en vez de ayudar están poniendo trabas. 

Por ello confío en que los legisladores como representantes del pueblo hagan caso a la necesidad de la gente y no a las opiniones de expertos 

“Siempre son los expertos los que deciden o los integrantes de la llamada sociedad civil, y el pueblo raso no es tomado en cuenta. Ya que se acabe el elitismo, nada más expertos, unos cuantos, opinando por todos”.